10/12/17

¿Comenzar el CONTACTO O?: ¡No se lo digas al narcisista!


¿Comenzar el CONTACTO O?: ¡No se lo digas al narcisista!
¿Comenzar el CONTACTO O?: ¡No se lo digas al narcisista!

libresdelnarcisista.blogspot.cl

¿Cómo terminar la relación con el narcisista?, nos quedó pendiente la pregunta: ¿Cuál es la mejor manera de cerrar la relación con el narcisista y comenzar el Contacto 0?

Antes de meternos de lleno a resolver esta cuestión, quisiéramos recordar algunos principios básicos, que debemos tener en mente a la hora de cerrar la relación con un  narcisista o con otra personalidad tóxica.

Para las víctimas del abuso estos principios son de vital importancia, dado que el narcisista ha ejercido sobre ellas un control totalmente abusivo, desconociendo sus necesidades y derechos, arrebatándoles continuamente el poder de decisión sobre su propia vida.

Si compartes día y noche con una persona que controla todos los aspectos de la relación, y que ejerce en tu vida un poder casi omnímodo, los efectos sobre ti son, con el tiempo, altamente destructivos, a nivel psicológico y emocional.

Esta es la realidad cotidiana de una relación con un narcisista.

La victima ha sido condicionada, por medio de la manipulación y el engaño, a actuar siempre en función de las necesidades y los deseos de su depredador, a postergarse continuamente, a depender emocionalmente de su validación.

De esta cárcel se sale poniendo fin a la relación con el narcisista, y decretando un Contacto 0 con el abusador.


Principios Básicos

A la hora de cerrar la relación con el narcisista, no olvides nunca los siguientes  principios:

1.  Tú tienes todo el DERECHO a DECIDIR con quién mantienes una relación en tu vida o con quién no;

2. Tú tienes el DERECHO a poner fin a la relación con el narcisista si así lo decides y en el momento en que lo decidas;

3. No estás OBLIGADO/A ni a comunicar tus decisiones personales ni a dar explicaciones al narcisista de las razones que las justifican, incluyendo la de decretar un Contacto O y terminar la relación.

4. No tienes ninguna MISIÓN que cumplir con el narcisista. Hagas lo que hagas, él no va a cambiar nunca su patrón perverso de comportamiento porque está en el núcleo de su personalidad trastornada.

5. No estás OBLIGADO/A a mantener una relación que no ofrezca las condiciones mínimas de reciprocidad, respeto, comunicación y confianza que es legitimo esperar en cualquier relación humana.

Estos principios son fundamentales para recuperar el control y el poder sobre tu vida, los pilares sobre los que se asienta el Contacto 0


¿Cuándo debemos implementar el CONTACTO 0?

La respuesta es muy sencilla: lo haremos en nuestros términos, en el momento que escojamos nosotros y cuando sintamos que estamos preparados.

Nadie debería presionarnos, y lo mejor sería, incluso, no comunicar a otros la fecha de nuestra ruptura con el narcisista, a menos que sea absolutamente necesario.

Seamos cautos con nuestras decisiones personales, máxime con todo aquello que guarde relación con el narcisista.

Para muchas víctimas elegir ellas mismas cuándo van a dar este paso es una forma de recuperar el control y el poder, que les había arrebatado el narcisista,  sobre su vida. En ese sentido, es un ejercicio claro de empoderamiento que nos fortalece para poder enfrentar la intensa reacción que cabe esperar del depredador cuando intente recuperar a su presa y hacer fracasar el Contacto 0

Lo fundamental es no retrasarlo por ninguna razón asociada con el narcisista, no podemos permitir que siga ejerciendo sobre nosotros ningún control. Sucumbir y condicionar nuestros planes a la realidad de nuestro maltratador, es dejarse llevar de nuevo por el lavado de cerebro que nos ha condicionado a actuar de manera dependiente y sumisa.

Eso debe terminar. La hora del Contacto 0 es nuestra, nosotros marcamos la prioridad sin dejar que el narcisista interfiera en la ejecución de nuestros planes de marcharnos.


¿Cómo debemos implementar el CONTACTO 0?

La respuesta es simple y directa: ejecutándolo. No cometamos el error de decirle al narcisista que no queremos estar envueltos en una relación con él nunca más.

No hay que decirle que vamos a decretar con él un Contacto 0. Salvo en el caso, como explicaremos luego, que nuestra relación sea con un narcisista maligno o con un psicópata, ni siquiera conviene informarle de nuestra salida.

El narcisista sabe perfectamente el abuso emocional y psicológico que hemos sufrido, y que él ha perpetrado, deducirá inmediatamente la causa de nuestra marcha. Si no le avisamos, estaremos en ventaja sobre sus maquinaciones, y escaparemos a todo el arsenal manipulador que pondría en acción para evitar nuestra salida y la pérdida de su fuente de suministro o combustible.

Como explicamos en la entrada anterior, ni conversaciones de despedida, ni una carta final, ni un texto explicativo, ni confrontaciones para echarle en cara su comportamiento o decirle que sabemos quién es. Nada de eso, simplemente, recogemos nuestras cosas, cerramos bien la puerta y nos marchamos, es todo.

No nos dejemos llevar por nuestros rasgos empáticos, por esa necesidad que sentimos de dar un “cierre” a la relación. No caigamos en la trampa de pensar que le debemos una explicación a nuestro maltratador.

¿Nos explico alguna vez el narcisista, por ejemplo, por qué nos aplicó el tratamiento silencioso? ¿Por qué deberíamos explicarle nosotros ahora nuestra decisión?

Salgamos directamente de la vida del narcisista. Sin anuncios, sin explicaciones, sin preámbulos que no merece.

Si nos sentamos a explicarle, si le advertimos sobre nuestra marcha, si le enviamos un escrito preparatorio, el narcisista no se va a sentar y pensar “Sí, es cierto, ¡qué mala persona soy!”. En absoluto. Ni siquiera prestará atención a nuestras razones, por más brillantemente expuestas que estén.

Se llenará de rabia pues decretando el Contacto 0 nos estamos liberando de sus garras y él pierde su fuente de combustible. Lo considerará una audacia de nuestra parte, un desafío a su control y a su sentido de superioridad.

En resumen, terminemos por nuestra cuenta la relación con el narcisista, hagamos nosotros mismos el cierre, y marchémonos, centrados en el paso que estamos dando, olvidando la reacción inmediata del abusador.

Mantengámonos firmes, enfocados en nosotros, resistamos las primeras semanas, y el narcisista se largará por un buen tiempo, por la sencilla razón de que necesitará aprovisionarse de combustible y tendrá que buscarlo en otra parte lo más rápido posible.


Variedad de casos

Lo expuesto sólo son las orientaciones generales de un tema de por sí delicado y, en algunas circunstancias, particularmente difícil.

El cómo y el cuándo vamos a implementar el Contacto 0  debe tomar en cuenta también otros factores, y cada uno debe aplicarlo según su propio caso.

Un aspecto muy importante a tomar en cuenta es el perfil de la personalidad tóxica con la que hemos estado enganchados. Por ejemplo, si se trata de un narcisista maligno, o de un psicópata, conviene, a pesar de lo dicho anteriormente, avisarle por cualquier medio posible nuestra decisión de terminar la relación y de marcharnos, sin necesidad, por supuesto, de grandes explicaciones ni de mensajes de cierre. Esto es así para evitar cualquier reacción impredecible o potencialmente violenta.

Eso por eso, que cada situación amérita su propio discernimiento, y es difícil establecer una pauta común aplicable a todos los casos

Debemos considerar, además, el momento en que nos encontramos en el ciclo de la relación narcisista: el post-descarte, la devaluación, el hoover. Las dificultades son diferentes y el contexto de la víctima también.

 Por otra parte, dependerá también del tipo de vínculo: amistad, pareja, compañeros de trabajo, nexo familiar, etc.; de los años que lleve la relación, no es lo mismo unos meses que 10 años; si viven o no en común, etc.

Un elemento de suma importancia a tomar en cuenta es cuando exista el peligro de agresiones físicas por parte del narcisista, o haya antecedentes de este tipo de violencia. En esos casos, el Contacto 0 ha de ser inmediato y total, y se debe pedir la protección policial conforme a los protocolos legales de cada país.

Hay situaciones muy difíciles en las cuales aplicar el Contacto 0 se hace imposible: existen hijos en común, la víctima depende económicamente del maltratador, se trabaja en la misma empresa que el narcisista, es nuestro vecino, etc. Para todos estos casos, la opción es el método de la piedra gris: no ofrecerle al narcisista ninguna reacción emocional, y tener un Contacto Mínimo.  Sobre este tema comentaremos en otra oportunidad.

Sea cual sea nuestro caso, nunca insistiremos demasiado en la necesidad de preparar con antelación nuestra salida de la vida del narcisista, prever todos los detalles y anticiparse a las dificultades que puedan presentarse.

Del tema del Contacto 0, central para la recuperación de las víctimas, debemos seguir reflexionando. Desde aquí estaremos atentos a sus aportes y comentarios





No hay comentarios:

Publicar un comentario