1/9/17

10 Cosas que tienen en común las Madres tóxicas y que las hacen realmente insoportables

10 Cosas que tienen en común las Madres tóxicas y que las hacen realmente insoportables


10 Cosas que tienen en común las Madres tóxicas y que las hacen realmente insoportables


bitsologia.com

La mayoría de los padres y las madres hacen todo lo posible porque sus hijos crezcan sanos y felices, pero incluso siendo así, a veces cometen errores.

Desafortunadamente, hay padres que van más allá del error ocasional y que pueden llegar a convertir la infancia de sus hijos en una experiencia muy negativa para ellos. En este caso, hablamos de lo que se conoce como “madres tóxicas”.

Se podría hablar de los padres en general, pero las madres siguen teniendo en la mayor parte del mundo el rol de cuidadora de los hijos y, por lo tanto, su influencia sobre los niños suele ser la más determinante.

Independientemente de si una madre es tóxica a propósito o no, su comportamiento puede marcar a sus hijos de por vida. Hay acciones que pueden causar tanto daño emocional y mental en un niño, que lo termina afectando incluso cuando ya es adulto.


Rasgos que caracterizan a una “madre tóxica”

1- Son demasiado críticas


Todos los padres critican a sus hijos alguna vez, pero una madre tóxica lo lleva al extremo y es demasiado crítica con todo lo que hacen sus hijos.

Muchos padres lo hacen con la intención de asegurarse de que sus hijos lo hagan todo bien y no cometan errores graves en sus vidas. Sin embargo, esta actitud ante ellos hacen que se vuelvan muy críticos consigo mismos, pudiendo llegar hasta límite de sufrir ansiedad cuando sean adultos.

2- Hacen bromas tóxicas sobre sus hijos


Muchos padres se meten con sus hijos y le gastan de vez en cuando una broma sobre su físico o sus habilidades.

Cuando esto se convierte en algo muy común y sobre algún complejo concreto de sus hijos, puede llegar a convertirse en un problema grave. Abusar de este tipo de comportamientos puede ser una forma de debilitar su autoestima y hacer que se sientan mal con ellos mismos.

3- No le permiten a sus hijos expresar emociones negativas


Los padres que regañan a sus hijos cuando muestran sentimientos negativos, favorecen a que cuando sean adultos no sean capaces de expresar lo que necesitan.

Por supuesto que hay que ayudar a los niños a buscarle el lado bueno a las cosas, pero también tenemos que dejarles que se desahoguen y sufran emociones negativas. De lo contrario, podrían caer en una depresión y no saber manejar las situaciones negativas cuando sean adultos.

4- Anteponen siempre sus sentimientos


En una familia, los sentimientos de todos sus individuos tienen que ser valorados por igual. Sin embargo, una “madre tóxica” siempre intentará que sus sentimientos dominen cualquier situación, haciéndolos más llamativos.

Los hijos tendrán que suprimir sus sentimientos para hacerse cargo de los de su madre e intentar calmarlos. De esta forma, le están enseñando que sus sentimiento no “valen” nada.

5- Tienen fijación con los roles de género


Un comportamiento típico en las “madres tóxicas” es tratar de convertir a sus hijas en los que ellas entienden como “auténticas mujeres”.

Para ello, las presionan para que adopten una actitud sumisa ante su pareja y acepten las tareas domésticas y los hijos como su responsabilidad. Las hijas que crecen con esta educación probablemente no se conviertan en mujeres independientes y autónomas.

6- Personalidad controladora

Está claro que los hijos tienen que saber que quiénes mandan son los padres y que hay que hacerles caso. Sin embargo, las “madres tóxicas” tienden a demostrarle a sus hijos que ellos no tienen ninguna capacidad de decisión sobre lo que hacen. Esta idea es muy perjudicial para sellos, ya que no les permite ser autónomos y aprender de sus propios errores.

7- Actitud pasivo – agresiva


Las “madres tóxicas” no aceptan que quizás la forma en la que están educando a sus hijos no sea la mejor para ellos y, por lo tanto, se convierten en personas frustradas, incapaces de buscar nuevas estrategias para tratar de obtener mejores resultados.

8- Indiferencia

Existen padres tremendamente controladores, pero también los hay muy pasotas. Muchas veces tratan de mostrar permisividad, pero si llega al extremo, se trata de indiferencia y, hace que sus hijos se sientan desprotegidos y poco queridos. De adultos pueden convertirse en personas indefensas, que se frustran y sufren ansiedad con facilidad.

9- Hacen a sus hijos responsables de su felicidad


Hay padres que les recuerdan constantemente a sus hijos que por su culpa dejaron de tener la vida que tenían antes, o que desde que ellos nacieron tienen mucho menos dinero. Todos sabemos que los hijos cambian por completo nuestras vidas, pero ningún niño debe ser considerado responsable de la felicidad de sus padres.

10- Exigen atención de sus hijos constantemente

Los padres tóxicos recurren continuamente a sus hijos pidiéndoles más y más atención. Está bien que los niños pasen tiempo con sus padres, pero no deben quitarles el tiempo y la energía que deberían dedicar al aprendizaje de otras habilidades. Un buen padre o madre permitirá que sus hijos tengan el suficiente espacio para crecer y ser niños.

No dudamos de que la mayoría de los padres hacen todo lo que pueden por criar a sus hijos de la mejor forma posible, pero hay que ser un poco crítico con uno mismo y seguir los consejos de los especialistas. De lo contrario, podrías crear daños emocionales y psicológicos irreversibles en tus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario