21/5/18

"Respetame, respetate" - imagen

"Respetame, respetate" - imagen

20/5/18

Señales que tu cuerpo da cuando te encuentras con un psicópata o narcisista


Señales que tu cuerpo da cuando te encuentras con un psicópata o narcisista



Señales que tu cuerpo da cuando te encuentras con un psicópata o narcisista

sobreviviendoapsicopatasynarcisistas.wordpress.com

Nuestros cuerpos son maravillosos, nos avisan en forma de síntomas, corazonadas y sensaciones que estamos en presencia de predadores de nuestra propia especie. Lamentablemente, no prestamos atención a esos indicios porque, si bien nuestras estructuras cerebrales evolutivamente más antiguas ya se han dado cuenta de que estamos en peligro, las áreas del cerebro más recientes, las que nos distinguen como especie, esas que controlan el pensamiento racional, terminan descartando esas señales de alarma al desconocer que existen los desórdenes de personalidad tipo B. Para cuando logramos integrar la información que reciben nuestros sentidos en una totalidad racional ya fuimos victimas del abuso narcisista o psicopático. Aquí te dejamos una lista de esos síntomas y sensaciones que deberíamos conocer:


  • Cuando estás con esa persona te sientes en las nubes, casi como en un estado de irrealidad, pero cuando se va sientes una ansiedad fuera de lo común que no sabes a qué atribuirla.
  • Te parece que todo lo que dice está desfasado, no logras captar una mentira obvia, sin embargo todo parece inauténtico. Te culpas luego por “pensar mal de esa persona”.
  • Si eres su hijo/a sientes culpa y tristeza todo el tiempo que no asocias a la conducta de tu progenitor/a. Realmente crees que el problema lo tienes tú, te esfuerzas en superarlo tratando de ser cada vez más agradable y complaciente no solo con tus padres sino con el mundo entero.
  • Comienzas a tener insomnio o sueños desagradables. Tratas de desestimarlo, después de todo es el estrés de la vida moderna.
  • No tienes el mismo poder de concentración que antes, te olvidas de hacer cosas, tus pensamientos giran en torno de esa persona y en las dudas que te genera. Tratas de encontrar “soluciones” lógicas a esos “pequeños problemas de comunicación”.
  • Si eres su colega te sientes halagado y abrumado por igual por la admiración que este mentor demuestra por ti. Te asusta la cantidad de cosas que te pregunta sobre tu vida, pero lo tomas como interés. Te preocupa que no cuente demasiado sobre sus cosas, pero te convences de que lo hace por discreción. Te parece extraño que critique a otro compañero al que siempre tuviste en alta estima, pero consideras que es bueno “escuchar ambas campanas” antes de decidir.
  • Sufres más alergias, migrañas, alteraciones hormonales que de costumbre.
  • Cuando te cuenta todas las cosas tristes que le pasaron en su vida sientes empatía, aunque también la extraña sensación que está disfrutando de lo que cuenta.
  • Hay momentos en que tienes la impresión de que te escucha con cuidado, no tanto por interés o deseo, sino porque eres su objeto de estudio.
  • A medida que pasa el tiempo te encuentras hablando contigo mismo sobre cosas que no te cierran. Tienes síntomas incipientes de depresión o ataques de pánico. Te indican terapia o medicación. En ambos casos, el/la psicópata, sea tu familiar o tu pareja, fingirá entenderte aunque sutilmente refuerce la idea de que estas incapacitada/o.
  • Tu autoestima está en su punto más bajo. Llegas a pensar que tal vez tu pareja/padre/colega tiene razón: algo está mal contigo, después de todo te distraes, tu aspecto está algo descuidado, te confundes y te equivocas mucho. No obstante, una pequeña voz en tu interior te dice que esto es nuevo, que nunca te había sucedido, que es muy extraño.
  • A pesar de la supuesta vida sexual intensa que tienes con tu pareja, comienzas a experimentar disfunciones varias, lo atribuyes a que desde hace un tiempo te sientes menos atractivo/a, jamás se te ocurriría pensar que tu cuerpo se ha declarado en huelga porque ya sabe que no debería estar allí.
  • Tienes “sexo preventivo”, es decir que lo haces no de gusto, sino porque si bien tu pareja te jura fidelidad, percibes que si no haces el amor frecuentemente, buscará la atención de otras personas.
  • Tienes ganas de llorar “sin ningún motivo”. Estos llantos se agravan cuando tu pareja/progenitor/colega deja de hablarte porque se ofendió; y a pesar de que te da náuseas no entender que hiciste para que te den el “tratamiento del silencio”, eres tú quien pide disculpas para no seguir viviendo en tensión permanente en casa o en la oficina.
  • Te pescas alguna ETS leve, le preguntas a tu médico si el contagio pudo haber sido en la piscina del club.
  • Las actitudes de esa persona cuando cree que nadie lo mira te generan sospechas.
  • Mucho de lo que dice parece tener otro sentido más tenebroso: “quiero estar siempre en tu cabeza”, “no te convengo, en el fondo soy un chico malo”, “tengo una especial debilidad por mi hija menor”. Piensas que haz enloquecido porque ves malas intenciones sin tener otra evidencia más que el tono y las muecas que usa cuando te deja entrever sus pensamientos.
  • Hay momentos en que tienes escalofríos cuando te mira intensamente. Sus ojos no tienen matices.
  • Pierdes el apetito o por el contrario, comes todo el tiempo.
  • Tienes síntomas de adicción, sabes que algo de esa persona no te hace bien, te duele, pero cuando estás en soledad, el dolor y la ansiedad que experimentas son tan excesivos que volver a estar con esa persona parece ser la única cosa que te calma y alivia. Este patrón se vuelve cíclico.
  • Cada vez que estás con esta persona tienes un primer subidón de energía para luego quedar en cero. Tu vitalidad ya no es la misma que tenías antes de conocer a esta persona.
  • Algo en el fondo de tu cerebro te dice que ese colega no es de confiar, que tu pareja esconde un secreto sórdido, que tu padre o madre desea tu mal. Te castigas por sentir eso ya que todas esas personas, en algún momento, te hicieron sentir especial.


Éstas son solo algunos de los indicios que sentimos “en carne propia” mientras tenemos revoloteando sobre nuestras vidas a alguno de estos vampiros emocionales. Confía en las señales que tu cuerpo te da, escucha lo que te dice, que no te importe parecer “egoísta” si te alejas, no escuches las mentiras que dirá de ti cuando pierda el control sobre tu alma, no creas en sus lágrimas de cocodrilo. Aléjate y sanarás; aléjate y conocerás la felicidad.

18/5/18

¿Cómo saber si usted es un psicópata? [18-5-18]

¿Cómo saber si usted es un psicópata?
¿Cómo saber si usted es un psicópata?


Dentro de los trastornos de personalidad, la psicopatía constituye el trastorno en el que la maldad y el horror en las relaciones sociales, son su base fundamental Rara vez nos hacemos ésta pregunta: ¿la ira es el ADN de un psicópata?

En numerosas ocasiones, los delitos de los psicópatas son tan incomprensibles y moralmente repugnantes que sus actos nos llevan a plantearnos, que este depredador humano, podría ser parte de nuestra cotidianidad.

Faltaría sólo identificar que es común que un psicópata se sienta el centro del universo esto le permite cuando desafiar a la justicia. Se creen poseedores de la verdad absoluta, llegando a afirmar que se rigen por sus propias normas y proclamando su distanciamiento de la sociedad que los juzga.

Es común que cuando escuchamos esta palabra todos tenemos en la mente a asesinos en serie y personajes retratados en multitud de películas.. Pero los psicópatas no sólo son asesinos; están entre todos nosotros. Quizá sea tu compañero de trabajo, ése que te hace la vida imposible, o peor: tu jefe.

Esto no significa que cualquiera con el que te lleves mal lo sea, pero encontrarnos con estas “personas” es más frecuente de lo que creemos.

Los psicópatas son personas sin empatía ni sentimientos, no sienten nada hacia nadie, no pueden sentir culpabilidad, compasión, amor ni ninguna otra cosa, por eso no tienen ningún problema en hacer daño a los demás para conseguir lo que quieren. Me imagino que en este punto te asaltará una duda: por qué alguien sin sentimientos sería algo así como un robot cuando hasta el peor de tus enemigos se enfurecería y sentiría cosas.

No son robots, sólo sienten algo hacia sí mismos, son incapaces de sentir algo en relación con los demás, no tienen empatía. El resultado es un ser depravado moralmente que representa la verdadera maldad.

Al no compadecerse de los demás y no sentir nada por ellos, todos somos simplemente objetivos que pueden servirles en su camino: todos somos susceptibles de ser manipulados. Pero no es fácil manipular a otra persona si no lo haces a través de los sentimientos.

Por esa razón, precisamente, son artistas en la expresión de emociones que no sienten. Primero estudian a sus víctimas mientras representan un papel de personas absolutamente encantadoras, y cuando conocen tus puntos débiles pasan a la acción, utilizándolos para manipularte.

Suelen ser parásitos de los demás porque el trabajo y casi nada les motiva. Suelen sentirse permanentemente aburridos y faltos de motivación. Es difícil decir qué es lo que los motiva, posiblemente el control y la dominación. No sólo codician las posesiones y el poder, sino que también sienten un placer especial al usurpar o quitárselos a los otros. Lo que obtienen a través de conductas como plagiar, estafar, y obtener mediante extorsión, son frutos mucho más dulces de los que pueden ganar realizando un trabajo honesto. Y, una vez que han agotado todo lo que pueden de una fuente, se vuelcan hacia otra para explotarla y después echarla a un lado. Sienten placer al causar la desgracia de otros.

Por supuesto, aquí hay grados: desde los que simplemente manipulan para sacar lo que puedan de los demás, sin que les importe sus sentimientos, hasta los asesinos en serie, pero todos son igualmente impulsivos, poco profundos, egocéntricos y grandilocuentes.

Si conoces a alguien así, sal huyendo de ahí…. Nada funciona. No cambian, no reflexionan, solo te harán mal y no pararán hasta obtener lo que necesitan.


Estos son serie de puntos que los caracteriza:

1. MUCHA LABIA y ENCANTO SUPERFICIAL.

2. AUTOESTIMA OSTENTOSA.

3. NECESIDAD DE ESTÍMULOS o PROPENSIÓN AL ABURRIMIENTO.

4. MENTIRAS PATOLÓGICAS.

5. ENGAÑO Y MANIPULACIÓN.

6. CARENCIA DE REMORDIMIENTO O CULPA.

7. AFECTO SUPERFICIAL, INSENSIBILIDAD Y CARENCIA DE EMPATÍA.

8. UN ESTILO DE VIDA PARASITARIO.

9. UNA FALTA DE OBJETIVOS REALISTAS Y A LARGO PLAZO.

10. IMPULSIVIDAD.

11. IRRESPONSABILIDAD.

16/5/18

Mi opinión sobre la experiencia traumática de las relaciones con un psicópata - Comentario de Paulina

Mi opinión sobre la experiencia traumática de las relaciones con un psicópata - Comentario de Paulina


Mi opinión sobre la experiencia traumática de las relaciones con un psicópata - Comentario de Paulina

He leído ya una cantidad grande de publicaciones sobre psicopatía, narcisismo y temas afines, pero la publicación anterior, “Las relaciones con narcisistas o psicópatas son experiencias altamente traumáticas”,  llamo especialmente mi atención.

En mi caso personal, y el de varias personas más, el daño más profundo se produce no por la pérdida de una relación de pareja con uno psicópata o narcisista. Aunque el dolor de la pérdida es devastador, lo más difícil viene después cuando vas comprendiendo mas a fondo la existencia de estos personajes.

El cuestionamiento existencial es tremendo y te corta de raíz muchos principios básicos sobre los que has construido toda tu vida. Te cuestionas cosas que parecen tan básicas como donde está el limite del bien y el mal, Dios, tu vida, el por qué de la existencia de estos verdaderos demonios.

Mi ex solo es un médico con su carrera truncada por errores cometidos en el pasado. Pero igual ha logrado destrozar impunemente la vida de muchas personas…. Y de hecho…. Lo sigue haciendo. Desgraciadamente no hay como detenerlo. No hay defensa contra estos personajes, mas que el conocimiento de su existencia y la comprensiones de sus motivaciones vitales.

Demasiados cuestionamientos, demasiadas preguntas…. Vas aprendiendo a tener paciencia para encontrar las respuestas, pero en ese proceso van apareciendo nuevas dudas. Creo que de alguna manera uno va resolviendo las dudas en la medida que estás preparado para enfrentar las respuestas. Creo que cada quien debe vivir este proceso a su manera, con sus tiempos y su capacidad de poder enfrentar realidades que no son bonitas de conocer.

Creo que realmente el mejor camino de empezar el proceso de sanación, es profundizar sobre el tema psicopatía y temas afines. Se abren nuevas heridas, pero es un proceso necesario para poder sobreponerte del todo y salir fortalecida.

Las cicatrices que van quedando son enormes.En algunos sentidos para bien, en otros para mal, no vuelves a ser jamás la persona que eras antes. Pero al menos si puedes llegar a detener o manejar el dolor, el desconcierto, el odio, la desesperación y la confusión.

A quienes estén o hayan sido víctimas de estos depredadores, les recomiendo especialmente adentrarse a profundidad en este tema, incluso antes de iniciar el contacto cero. Van a caer varias veces antes de lograr un contacto cero definitivo, pero ir avanzando en el estudio de este mundo sórdido de los psicópatas, ayuda mucho a volver a retomar el camino. El conocimiento también los protegerá de ser victima de un nuevo depredador en sus vidas.

Demás está decir que es muy importante contar con la asesoría de un profesional de psicología o psiquiatría. Ayuda mucho para poder ir enfrentando las dificultades que se irán presentando en el camino de salida.

Les recuerdo que no soy profesional relacionada al área de psicología o psiquiatría, por lo que les recomiendo tomar mis palabras con prudencia.