18/4/18

Cuidado! Puedes tener un psicópata en casa y no darte cuenta [18-4-18]

Cuidado! Puedes tener un psicópata en casa y no darte cuenta
Cuidado! Puedes tener un psicópata en casa y no darte cuenta


En este artículo se va a realizar una revisión a las características de la psicopatía, pero recuerde que finalmente es un profesional el que debe emitir el diagnóstico, no simplemente porque alguna persona presente algunas de estas características significa que es un psicópata. Para mayor claridad sobre los rasgos de la psicopatía vamos a hablar de las características emocionales del psicópata, para luego hacer más hincapié en distintos aspectos de su estilo de vida:

  1. Emotivos: El área emocional/interpersonal, es sin lugar a dudas la que más diferencia al psicópata de la persona normal. Se podría decir que no sienten las emociones como el resto de las personas. Se muestran como personas locuaces, se expresan con encanto, tienen respuestas vivaces y presentan historias muy improbables, pero convincentes, que les deja a ellos en buen lugar.
  2. Superficiales: Se observa mucha superficialidad, habla de cosas atractivas para las que no tiene preparación, como poesía, literatura, sociología, o filosofía. Y no le suele importar mucho si se evidencia que sus historias son falsas, o lo ponen en evidencia.
  3. Narcisistas: El psicópata tiene además, una autoestima muy elevada, un gran narcisismo, un egocentrismo descomunal y una sensación omnipresente de que todo le es permitido. Se siente el centro del universo.
  4. Fríos: No experimentan ninguna preocupación por los efectos de sus actos en los demás y, en ocasiones, lo manifiestan claramente. Esta falta de remordimientos y sentimientos de culpa lo lleva a tener una conducta “fría” y distanciada emocionalmente.
  5. Mitómanas: Además, tienen mucha dificultad en ponerse en el lugar de los demás (empatía), y suelen mentir, engañar y manipular con el objetivo de salirse con la suya.
  6. Impulsivos: A nivel conductual suele ser una persona impulsiva, que no valora los pros y los contras de sus actos. Esta misma impulsividad lo lleva a un deficiente control conductual, es extraordinariamente reactivo a lo que él considera que son las provocaciones o insultos, que no se consideran como tal por otras personas, actuando con violencia física y verbal, normalmente desproporcionada a la “ofensa” sufrida. No posee la capacidad de inhibir su respuesta que generalmente suele ser muy agresiva, tanto física como verbalmente.
  7. Adictos a la adrenalina: Siente, además, una necesidad de excitación continuada, lo que le lleva a realizar todos los deportes de riesgo posible, y a consumir distintas drogas por sus efectos eufóricos, sin valorar en ningún momento las posibles consecuencias negativas.
  8. Irresponsables: Encontramos también una falta de responsabilidad, tanto individual, como cuando varias personas dependen de él, por ejemplo, empleados o familiares, estos últimos se presentan, en ocasiones, como obstáculos para poder realizar sus deseos, lo que lo lleva a conductas agresivas. La vuelta al hogar se siente como un descanso para reponer fuerzas, más que como una forma de convivir con la familia.

Todos estos rasgos emocionales, de personalidad, y conducta, nos presentan a una persona que no siente remordimientos de sus actos, cuyo objetivo es siempre salirse con la suya, embaucador, que sabe venderse a sí mismo, y que, puesto que no siente empatía, está dispuesto a cualquier cosa para hacer prevalecer sus deseos y opiniones. Cuando alguien le lleva la contra explota con facilidad, y tiene una respuesta muy desproporcionada, y generalmente agresiva, verbal o física. Señales de alerta en la infancia.

16/4/18

Los psicópatas: depredadores emocionales

Los psicópatas: depredadores emocionales



Los psicópatas: depredadores emocionales

La psicopatía. Una lógica muy distinta a la común.

ciudadanodiario.com.ar.-Por Mariana Lucero

Es posible que mucha gente haya tenido contacto o vinculación con algún psicópata, en su pareja, familia o trabajo, a lo largo de su vida. En general son personas entusiastas cuando están detrás de su necesidad especial. Después, la ira se presenta cuando se frustran, cuando no pueden conseguir su objetivo.

¿Quiénes son presa fácil de estos depredadores?

Las personas débiles, emocionales y fácilmente dominables. Son personas que ya han sufrido los efectos nocivos de otro psicópata (pareja, padres, hermanos), situación que los hace más vulnerable a caer en sus redes.

Un psicópata no es empático, no se pone en el lugar del otro. Ve a las personas como cosas, simples objetos para su utilidad.

La psicopatía es una manera de ser, no es una enfermedad, por lo tanto, no es algo que pueda “curarse”. La mayoría de las conductas son adaptadas y sólo en un pequeño porcentaje se muestran como psicópatas y no con cualquier persona. Por lo general, pasan desapercibidos.

Se los suele llamar Bifrontes, por tener dos caras. Algunos son gentiles, amables, tienen el “don de gente”, son seductores, hasta fascinantes. Pero en su hábitat (hogar, con su pareja o familia) muestran su verdadero rostro.

Sus actos van desde el maltrato común, psicológico o físico, degradar hasta vulnerar la autoestima, hasta estafas, robos y hechos antisociales marcados, criminales, violadores, pedófilos, etc.

Cuando las víctimas logran romper el círculo psicopático, deben recibir ayuda terapéutica psicológica para poder comprender del todo la situación en la que han estado sometidas durante tanto tiempo. Mantener el “contacto cero” con estos expertos en camuflaje, es uno de los puntos cruciales de la terapia.

14/4/18

5 mitos acerca de la personalidad psicópata [14-4-18]

5 mitos acerca de la personalidad psicópata
5 mitos acerca de la personalidad psicópata


Los individuos con personalidad psicópata no suelen presentar rasgos negativos. Al contrario, suelen ser personas sociables y amables que luego se aprovechan de los que les rodean


No todo lo que podamos haber escuchado, leído o visto sobre la personalidad psicópata es cierto. Por eso, hoy explicaremos 5 mitos que consideramos verdaderos pero que, en realidad, son solo ficción.

Trastornos como el bipolar, la depresión o la anorexia y la bulimia son tratados, a veces, con mucha superficialidad, utilizando expresiones como “eres bipolar” o “estás tan delgado que pareces anoréxico”.

Sin embargo, no debemos usar estas palabras tan a la ligera. Y es que, en la mayoría de los casos, estamos muy equivocados con respecto al trastorno al que hacen referencia.


Los mitos que rodean a la personalidad psicópata



1. No tienen empatía

Se considera que aquellas personas que tienen una personalidad psicópata no tienen empatía. No obstante, esto no es verdad.

Los psicópatas manipulan y para hacerlo necesitan saber cómo se siente la otra persona en todo momento y qué reacción originarán sus palabras sobre la víctima para así tenerla atrapada.

Ser empático implica conocer el estado de ánimo de otra persona, cómo se siente. A esto se le denomina empatía cognitiva, y los psicópatas la tienen.

De lo que carecen es de la empatía emocional. ¿A qué nos estamos refiriendo? A que ellos, como individuos, no son capaces de sentir remordimientos, culpa o dolor por manipular a otras personas.


2. Están locos


Sin duda, este término es el más inadecuado en el caso de tratar con alguien con una personalidad psicópata.

Un psicópata no está loco, pues la locura implica pérdida de control, desconexión con la realidad y actos realizados sin pensar.

Los psicópatas son conscientes de lo que hacen. Es más, tienen un gran control sobre todo para así poder conseguir lo que desean.


3. Los psicópatas son criminales

Los psicópatas no necesariamente transgreden la ley. Ese no es su objetivo. Ellos quieren conseguir cosas, pero para ello no cometen actos delictivos, sino que utilizan a otras persona.

Si una persona con una personalidad psicópata toma tus cosas prestadas aprovechándose de tu bondad y después no te las devuelve, esto no es un delito.

Tú se lo has permitido y la persona psicópata no hace como los demás; no sabe cuándo parar porque no es consciente de que se está pasando de la raya.

Así que desechemos de nuestra mente la idea de que las personas psicópatas roban, matan y hacen grandes maldades. A ellas no les conviene ser el centro de atención.


4. Han tenido una familia disfuncional


Quizás este gran mito haya surgido porque, en realidad, no sabemos nada sobre los psicópatas. Un psicópata no se hace, sino que nace.

Los psicópatas lo son porque tienen áreas en el cerebro alteradas o que no se les activan, una condición innata y biológica.

Cuando el cerebro de una persona funciona con normalidad, pero no ha adquirido las herramientas necesarias para socializar con los demás de una forma saludable, a esto se le denomina sociopatía.

En este caso, se ha producido una crianza negligente: abusos sexuales, carencias afectivas y otro tipo de situaciones que han provocado un desarrollo deficiente.


5. Son muy fríos


Si bien es cierto que los psicópatas no sienten las emociones, esto no tiene nada que ver con lo que aparentan.

Por lo general, suelen ser personas muy simpáticas y agradables. Esas que parecen dignas de tu confianza y a las que te acercas con seguridad.

Es cierto que todo esto es fingido. Su amabilidad es un arma para atraer a sus víctimas y así poder manipularlas y utilizarlas para sus fines personales.

Un psicópata jamás se muestra frío, altivo ni intenta destacar. Todo lo contrario. Requieren mostrarse cálidos y confiables para que otros se fíen de ellos.


Es importante desmitificar la psicopatía para acercarnos de una forma más realista a ella y así entenderla mucho mejor.

Las enfermedades o trastornos mentales no implican locura, ni tampoco son una característica de las personas que cometen actos delictivos o que son “raras”.

Muchas personas con personalidad psicópata viven entre nosotros sin darnos cuenta. Son personas normales, solo que ven las cosas de una manera diferente.

Para ellos, los demás no somos personas, sino meros objetos que utilizan para conseguir sus objetivos o satisfacer sus necesidades.

La psicopatía no se puede curar, pero sí tratar.

12/4/18

6 señales de que estás discutiendo con un psicópata

6 señales de que estás discutiendo con un psicópata

6 señales de que estás discutiendo con un psicópata

conocersalud.com

La palabra psicópata podría recordarnos a la mayoría de nosotros a la película clásica de Hitchcock “Psicosis”, a los asesinos en serie, pero también a alguien que conocemos o incluso a nosotros mismos.

Los psicópatas no necesariamente necesitan lastimarte físicamente. Pueden ser astutos, manipuladores y causar daño con la intención de hacerlo, sin sentirse culpables por ello ni siquiera asumir ninguna responsabilidad por ello. Son siempre los últimos culpables, haciendo que siempre sea la culpa tuya.


¿Cómo son los psicópatas como seres sociales?

Exteriormente pueden mezclarse con cualquier situación social y son muy amistosos, creando una imagen pública perfecta para ellos mismos; la gente no suele creer que son capaces de cometer cualquier fechoría. Hablan muy bien a la gente.

Interiormente, sin embargo, tienden a ser inseguros, aburridos y siempre realizan acciones preventivas calculadas en caso de que se sientan amenazados. Algo así como una especie de la telaraña de una araña, donde serás empujado hacia argumentos generalmente arraigados en algo que han hecho ellos realmente, ya sea hiriente o inapropiado. Pronto terminarás defendiéndote y sintiéndote culpable.

Por lo general, sus acciones son impulsadas por los deseos de dinero, sexo, y esencialmente popularidad o ser el centro de atención.

¡No te preocupes! Se dice que sólo son alrededor del 1% de la población. A continuación se dan algunos comportamientos comunes y consejos sobre cómo saber si estás discutiendo con un psicópata y cómo interactuar o lidiar con ellos de manera efectiva.

1. Medias verdades, mentiras y excusas


Las personas se equivocan. Pero con los psicópatas, siempre te encontrarás escuchando excusas. Te dejan con falsas promesas, palabras y acciones que no coinciden; se sienten sorprendidos cuando logran seguir adelante con algo; y te manipulan para que pienses que algo básico era importante.

2. Provocan reacciones

Siempre quieren tener ventaja y ganar, cueste lo que cueste. Inicialmente aparecen tranquilos y calmados, después se burlarán y te provocarán para hacerte reaccionar. Por último, cuando tengas tu arrebato, simplemente sonreirán, te pedirán que te calmes y te mirarán como si estuvieran molestos, pero en realidad están felices de poder jugar con tus emociones tan fácilmente.

3. Usan la hipocresía como un derecho de nacimiento


Los psicópatas no se avergüenzan de juzgar, señalar y apretar tus botones emocionales durante una discusión, con características de las que ellos mismos son culpables. Los psicópatas sólo quieren pintarte con sus propios defectos, para enfadarte lo suficiente como para llamarte “loco” y hacerte parecer el culpable delante de los demás.

4. Personalidades múltiples/divididas

Aquellos que están demasiado familiarizados con estas personas habrán reconocido un patrón en el comportamiento. En el momento en que dejas de reaccionar y retrocedes, los ves intentando disculparte y felicitarte. Si no te mueves, ellos usarán esas mismas palabras para insultarte en cuestión de minutos, dejándote desconcertado y tal vez incluso asustado.

5. Siempre son la víctima y la reina del drama

Cuando se les pregunta sobre su comportamiento, siempre hacen responsable a un pariente, a una mala experiencia o a un ex, lo que despierta la simpatía hacia ellos cuando hacen algo malo. Pero en realidad usan eso como un cebo para distraerte y llevarte hacia ellos. Ellos son siempre los que gritan “abuso” cuando reaccionan a cómo los tratan, pero en realidad, tú eres del que están abusando.

6. Incapacidad para comprender las emociones humanas básicas

Tiendes a verte a tí mismo explicando las reacciones emocionales más básicas a tales personas, como la bondad o la empatía. A medida que les explicas la razón principal de algo que hiciste o cómo te sentiste, lo usarán para hacerte sentir peor o para decirte que esas emociones no son normales.


Debes estar atento…

Al discutir con ellos, te sentirás emocionalmente exhausto, e incluso puedes pasar días reflexionando sobre una sola discusión. Cualquiera que fuera la respuesta que obtuvieras, te manipularon para que lo dijeras con el fin de victimizarte, provocarte o culparte.

La larga experiencia con estas personas puede dejarte extremadamente inestable, ya sea en tu carrera, en tu vida romántica o con tu familia. Inevitablemente ganan porque usan sus reacciones frustradas como armas para mostrar a todos que tú eres el loco, escapando sin ninguna responsabilidad.

Si alguna vez te ves atraído hacia los pequeños juegos mentales de estas personas, no te involucres. Sólo sonríe, asiente con la cabeza y vete lejos. Muchos han tratado de ver lo bueno en ellos y probablemente todavía lo hacen porque están encantados con su falso exterior.

A diferencia de una persona verdaderamente ingenua, los psicópatas tratan de lastimarte a propósito, sin que te des cuenta. Así que entre pelear o huir, elije volar siempre que sea posible y distanciarte de esas personas tóxicas; no merecen una segunda oportunidad.