18/6/17

Cómo distinguir entre los psicópatas y los sociópatas

Cómo distinguir entre los psicópatas y los sociópatas

wikihow.com

Los sociópatas y los psicópatas tienen en común diversos rasgos peligrosos y perjudiciales para los demás, por lo que a veces es difícil distinguir entre ambos tipos de personalidades. Actualmente, tanto la psicopatía como la sociopatía forman parte del diagnóstico del trastorno antisocial de la personalidad, pero de todas formas es posible distinguir una de la otra.


Parte 1 Identificar a un psicópata


1 Presta atención a las causas biológicas. En general, se cree que la psicopatía tiene una relación más estrecha con la genética que la sociopatía. Por tanto, una forma de distinguir entre ambas es buscando rasgos que la persona tenga en común con sus hermanos, padres o abuelos.

  • Si no encuentras rasgos de psicopatía en el resto de la familia, esto podría ser un mayor indicador de sociopatía, mientras que, si encuentras muchos otros parientes con rasgos similares, esto podría ser un mayor indicador de psicopatía.

2 Identifica los comportamientos manipulativos. Por lo general, los sociópatas tienden a no ser tan manipulativos como los psicópatas. Estos últimos pueden proyectar una imagen encantadora y adorable para los demás y minimizar sus actividades ilegales o criminales de forma que aparenten llevar una vida normal.´Los psicópatas suelen emplear la dulzura y los comportamientos prosociales como una herramienta para obtener lo que quieran.

  • Por ejemplo, pueden evitar responder directamente a las preguntas que se les hagan, culpar a los demás por su comportamiento o idear historias complejas para librarse de la responsabilidad por un determinado suceso.

3 Presta atención a la ausencia de empatía. Los psicópatas pueden ser muy encantadores sin sentir empatía hacia los demás. Por lo general, son incapaces de forjar relaciones verdaderas o vínculos emocionales con los demás. Por ejemplo, un psicópata podría casarse y formar una familia, pero lo más probable es que en ningún momento muestre un afecto genuino hacia ellos sino que haya aprendido a fingirlo.

  • También es posible que los psicópatas no comprendan del todo las experiencias emocionales de los demás, como, por ejemplo, las razones por las que una persona podría encontrarse alterada o las diversas emociones que una persona puede experimentar.

4 Presta atención a la capacidad de la persona para vivir una vida "normal". Por lo general, los psicópatas tienen trabajos estables y reciben una buena educación, así como también pueden formar familias y entablar relaciones sentimentales con otras personas sin revelar sus tendencias hacia la psicopatía. También es probable que los síntomas de la psicopatía sean menos notorios en aquellos que lleven vidas "normales" y que estos síntomas solo salgan a la luz en sus interacciones personales o relaciones familiares.

  • Por ejemplo, si una persona tiene un empleo regular, sus conocidos o colegas no sospecharán de su psicopatía sino simplemente pensarán que es "diferente" de los demás.

5 Observa si la persona tiende a prestar mucha atención a los detalles. Por ejemplo, en el caso de los crímenes cometidos por psicópatas, estos suelen llevarse a cabo de una forma muy calmada y los detalles suelen estar planificados meticulosamente, con un alto nivel de organización. Por tanto, los psicópatas tienden a ser buenos estafadores, ya que tienen la capacidad para mantener la calma, ser meticulosos en todo lo que hacen y mostrarse carismáticos ante los demás.

  • Por ejemplo, un psicópata puede planificar robos de autos, dinero u otros objetos de valor de una forma muy calculada y ejecutarlos sin ningún tipo de complicaciones.



Parte 2 Reconocer a un sociópata


1 Identifica las señales de abuso. Como se mencionó anteriormente, la causa de la psicopatía tiende a ser genética, mientras que los sociópatas suelen desarrollarse a partir de su entorno. Por ejemplo, si una persona se cría en un hogar o comunidad abusivo, violento o caracterizado por el abandono, podría convertirse en sociópata. En estos casos, los rasgos de la sociopatía suelen desarrollarse como un mecanismo de defensa ante las duras condiciones durante su crecimiento.

  • Es mucho más probable que un sociópata tenga una infancia traumática en donde haya tenido que adaptarse a condiciones duras a que este sea el caso para un psicópata.

2 Presta atención al comportamiento agresivo.
Los psicópatas tienden a ser sociables y encantadores y a comportarse de una forma calculada, mientras que los sociópatas tienen una mayor tendencia a la agresividad, la ira y la temeridad. Asimismo, es más probable que sean violentos y que tengan más estallidos emocionales, a diferencia de los psicópatas.

3 Presta atención a las tendencias erráticas. Los sociópatas tienen una mayor tendencia a la temeridad sin considerar las consecuencias de sus acciones y a actuar de forma descuidada y errática, mientras que los psicópatas son más meticulosos y piensan más detenidamente en los detalles. Los sociópatas por lo general no consideran ni anticipan los posibles resultados de una acción determinada. Por ende, les es más difícil tener empleos estables y recibir una buena educación, por lo que suelen ser marginados sociales, mudarse con frecuencia y cambiar rápidamente de un empleo a otro.

  • Por ejemplo, si un sociópata quiere robar un banco, puede decidir hacerlo un día de buenas a primeras sin mucha planificación, mientras que un psicópata planificaría un crimen "perfecto" durante semanas o meses.

4 Presta atención a la empatía. Los sociópatas tienen una mayor capacidad que los psicópatas para experimentar empatía y culpa, así como también para entablar relaciones sociales y románticas. Por ejemplo, un sociópata puede sentir remordimiento por herir a una persona cercana a él a pesar de no tener ningún problema con hacer lo mismo con un desconocido.



Parte 3 Examinar las similitudes



1 Comprende en qué consiste el trastorno antisocial de la personalidad (TAP). Este trastorno abarca tanto a los psicópatas como a los sociópatas. Si un psicólogo o terapeuta identifica tres o más de los siguientes rasgos en el paciente, lo más probable es que proceda a diagnosticar el TAP:

  • problemas legales constantes
  • tendencias a las mentiras y los engaños
  • muestras de violencia o agresividad
  • falta de consideración por la seguridad o el bienestar de los demás
  • irresponsabilidad en cuanto al dinero, el empleo o el estilo de vida
  • falta de remordimiento o culpa ante los comportamientos destructivos o perjudiciales

2 Reconoce la prevalencia y las características compartidas entre ambos tipos de personalidad. Los hombres suelen padecer el TAP con mayor frecuencia que las mujeres y este trastorno también es más prevalente en los ámbitos forenses (como en las cárceles). Asimismo, las personas a las que se les haya diagnosticado el TAP comúnmente tienen problemas con el abuso de sustancias o el alcohol.

3 Presta atención a las señales durante la infancia. En algunos casos, el TAP se manifiesta en la infancia, como mediante la agresividad hacia las personas y los animales, las mentiras constantes, la destrucción de la propiedad y los problemas legales. Si se detecta alguno de estos rasgos en la infancia, a este diagnóstico se le conoce como trastorno de la conducta.

Los niños que padecen este trastorno tienden a ser difíciles y propensos a romper las reglas tanto en casa como en la escuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario