15/5/17

El sexo con sociópatas, narcisistas y psicópatas integrados.

El sexo con sociópatas, narcisistas y psicópatas integrados.

sobreviviendoapsicopatasynarcisistas.com

Los narcisistas y aún más los psicópatas integrados exhiben un comportamiento sexual totalmente desbordado y promiscuo. En algunos casos solamente se involucran con varias parejas sexuales en paralelo que desconocen la existencia de las otras, en otros además de esto, buscan estímulos en fiestas sexuales de lo más diversas, practicas sadomasoquista y sexo con menores. En todos los casos consumen mucha pornografía, en ocasiones violenta.

No debemos confundir la falta de límites en su sexualidad como simple donjuanismo o una adicción al sexo. Nada más lejano de la realidad. Un mujeriego es aquel que suele tener una pareja estable a la que quiere pero su gusto por las mujeres lo lleva a tener esporádicamente alguna aventura. Sabe que está mal lo que hace, se siente culpable, y no maltrata ni  triangula a su esposa o a su amante. Un adicto al sexo es alguien que tiene muchos conflictos internos no resueltos y los tapa con sexo, así como otros los tapan comiendo o bebiendo en exceso, fumando o utilizando algún tipo de sustancia. Podríamos decir, simplificando, que “anestesian” situaciones dolorosas con estos comportamientos adictivos. El narcisista, sociópata o psicópata NO SIENTE DOLOR, nada lo estresa, nada le produce ansiedad o tristeza por lo tanto no necesita usar sustitutos momentáneos para lidiar con problemáticas emocionales irresueltas.

La sexualidad es para ellos, por un lado un medio de diversión, de “sentir” algún tipo de emoción que alivie su vacío emocional. Por otro, es un arma de control de sus parejas.  Para ellos las demás personas son objetos, extensiones de sus cuerpos, meros juguetes eróticos.  No hay profundidad emocional, ni verdadera intimidad. Las relaciones con ellos son totalmente impersonales, una especie de masturbación a dúo.  Sin embargo logran convencer a sus parejas de que el sexo con ellos ha sido el más intenso de sus vidas. En realidad esto no es más que una ilusión óptica. Son muy hábiles usando todo tipo de fuegos de artificio y escenografía para crear una idea de buen sexo. Es solo parafernalia. Cuando el tiempo pasa y la persona abusada logra ver hacia atrás se da cuenta que, ni técnicamente, ni emocionalmente el sexo era bueno sino un gran montaje de acrobacias y pirotecnia.

El placer que ellos obtienen del sexo sin límites no es solo la descarga física, sino saber que están engañando a varias personas al mismo tiempo y que todas ellas creen que son únicas, especiales, como nunca lo fueron. Tienen predilección por las personas casadas o en relaciones estables ya que no solo se burlan de ellas sino de sus cónyuges. Otra fuente de placer extremo  es quebrar los gustos y comportamientos sexuales de los demás. Tratan de manipular a sus parejas para que prueben tríos y sexo grupal, o usen algún tipo de sustancias durante el sexo. Para lograrlo cuentan historias de que fulano o mengano lo hace desde siempre (alguien que tú admiras. Por supuesto esto no es cierto pero no tienes forma de corroborarlo), o te dirán que todo el mundo lo hace y que tú eres un pacato/a aburrido/a. Muy pocas personas se dan cuenta que están usando una de las técnicas más antiguas de engañar y lavar el cerebro, tan antigua que hasta tiene un nombre en latín argumentum ad populum (los sociópatas son versados en falacias de todo tipo tu quoque, ad hominem, etc.)  Cuando logran traspasar los límites normales de las personas sienten la euforia de la victoria. Sus parejas, en cambio, no están cómodas, lo hacen por darles el gusto, por “amor”. Cuando finalmente el psicópata o narcisista las cambia por un modelo nuevo quedan solos, sintiéndose vejados y usados (porque cuando accedes a practicas sexuales bajo presión  o engaño es  lisa y llanamente una violación) y si consintieron el uso de ciertas sustancias es probable que además de tener que resolver el caos emocional que estos seres oscuros dejan en sus vidas, tengan que recuperarse de una adicción o mal hábito.

Es difícil pensar con claridad cuando el psicópata  ha logrado introducir necesidad química y emocional en tu cerebro. Realmente crees que estas en una relación apasionada y distinta, tratas de desestimar las señales que ves, incluso le perdonas infidelidades pensando que después de todo nunca habían hablado de tener una relación exclusiva. Aclaremos esto: los narcisistas y psicópatas JAMAS permiten una relación abierta, TÚ no puedes estar con otras personas, solo ellos. TU les perteneces, necesitan engañarte. (Una relación en la que ambas partes se ponen de acuerdo sobre las conductas sexuales a adoptar tiene un grado de honestidad que ellos detestan). En el caso de las mujeres, muchas abandonan a sus parejas cuando descubren pornografía infantil en sus ordenadores o temen conductas inapropiadas  para con sus hijas. Ese parece ser el punto de inflexión, el momento de asco insoportable. En el caso de los hombres, las repetidas infidelidades son la señal de alarma de que es momento de tomar coraje y dejar de ser su títere.

Cuando rompes con ellos (o ellos te dejan cruelmente) comienza un viaje tortuoso hacia la liberación. Los tres primeros meses vas a padecer todos los síntomas clásicos de abstinencia. Tienes que estar preparado para lidiar con ellos. Entiende que el “CONTACTO CERO” es la base de toda recuperación exitosa. En este blog tienes otras entradas con consejos prácticos para superar los momentos en que a pesar de saber que es la persona más vil de la tierra, tu cuerpo lo extraña.

Te aseguramos que en unos pocos meses habrás superado esa urgencia. En aproximadamente un año la tristeza irá cediendo. La ira tardará un poco más. En dos años no te importará nada de él/ella, ni con quién esta o si lo ha alcanzado un rayo. Una cosa más: se compasivo contigo mismo/a. Si hiciste cosas por amor de las que ahora te arrepientes, recuerda que fuiste ingenuo, que no fue tu culpa, recupera los límites que te hagan sentir cómodo/a y sigue adelante con la cabeza bien alta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario