1/5/17

Atracciones disfuncionales

Atracciones disfuncionales

Atracción, duda y angustia primero. Abismo y pasión después

vertigopolitico.com

En algún artículo anterior había comentado que tú eres a quien quieres: es decir, las personas comúnmente llegamos a querer a aquellos con quienes nos identificamos. Buscamos cosas y gustos similares, tal vez valores y forma de ver la vida parecidos y sobre todo alguien que comparta nuestros rasgos más íntimos.

Sin embargo también existen personas que consideran que los opuestos se atraen, ya que entre menos parecidos sean más éxito tendrán al encontrar ese nivel de compensación que se convierte en algo complementario.

Un estudio reciente difiere con ello: investigadores aseveran que somos a quienes queremos (si es que tenemos rasgos disfuncionales).

Sicólogos de la University of Georgia encontraron que los individuos que tienen características disfuncionales en la personalidad son más tolerantes con personas que presentan rasgos similares a ellos. Los expertos realizaron dos pruebas.

En la primera entrevistaron a 218 estudiantes para determinar qué tipo de desorden de la personalidad tenían. Entre ellos incluyeron narcisismo, antagonismo (el disgusto por las personas), sicosis (hostilidad y agresividad) y desinhibición (falta de control de impulsos).

En el segundo examen el equipo entrevistó a 198 estudiantes, diez días después de la primera prueba, para identificar otros rasgos de la personalidad, no solamente los negativos. En esta encuesta también incluyeron una escala para medir qué tanto toleraban esos rasgos en personas cercanas a ellos y llegaron a la conclusión de que los estudiantes que salieron más altos en narcisismo toleran más a los narcisistas.

Los que presentaron rasgos de antagonismo, sicosis y desinhibición se sintieron más tolerantes con las personas que ellos identificaron que tenían los mismos rasgos.

“A las personas antagonistas no les gusta el antagonismo; a las neuróticas no les gusta la neurosis; y a los introvertidos no les encanta la introversión, simplemente son más tolerantes con ello. No lo evalúan tan negativamente como las personas que no lo poseen”, aseguró Joshua Miller, autor del estudio.


Compartir

También explicó que la investigación muestra que las personas disfuncionales en maneras similares se llevan mejor unas con otras. Los autores hallaron constantemente que las personas se mostraron más positivas con los rasgos que ellas mismo poseían, ya sea a través de un desorden de la personalidad o con rasgos generales.

El autor del estudio publicado en el Journal of Personality señala: “Los desórdenes de la personalidad son relativamente estables; no es que no sean maleables, pero tampoco es muy fácil cambiarlos. No tenemos muchos avances terapéuticos para cambiar desórdenes de la personalidad severos, esta puede ser alguna de las razones que explican por qué no quieren cambiar”.

Seamos o no disfuncionales, creo que siempre buscamos personas con las cuales nos hallamos mejor. Tal vez haya quienes busquen a alguien completamente diferente y quizás hay quienes le dan prioridad a las similitudes y cercanías. Sin embargo, sea la situación que sea, creo que todos nos identificamos con por lo menos algún tipo de locura, ya sea soñada o compartida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario