10/5/17

5 mitos acerca de la personalidad psicópata [10-5-17]

5 mitos acerca de la personalidad psicópata


Los individuos con personalidad psicópata no suelen presentar rasgos negativos. Al contrario, suelen ser personas sociables y amables que luego se aprovechan de los que les rodean


mejorconsalud.com

No todo lo que podamos haber escuchado, leído o visto sobre la personalidad psicópata es cierto. Por eso, hoy explicaremos 5 mitos que consideramos verdaderos pero que, en realidad, son solo ficción.

Trastornos como el bipolar, la depresión o la anorexia y la bulimia son tratados, a veces, con mucha superficialidad, utilizando expresiones como “eres bipolar” o “estás tan delgado que pareces anoréxico”.

Sin embargo, no debemos usar estas palabras tan a la ligera. Y es que, en la mayoría de los casos, estamos muy equivocados con respecto al trastorno al que hacen referencia.


Los mitos que rodean a la personalidad psicópata



1. No tienen empatía

Se considera que aquellas personas que tienen una personalidad psicópata no tienen empatía. No obstante, esto no es verdad.

Los psicópatas manipulan y para hacerlo necesitan saber cómo se siente la otra persona en todo momento y qué reacción originarán sus palabras sobre la víctima para así tenerla atrapada.

Ser empático implica conocer el estado de ánimo de otra persona, cómo se siente. A esto se le denomina empatía cognitiva, y los psicópatas la tienen.

De lo que carecen es de la empatía emocional. ¿A qué nos estamos refiriendo? A que ellos, como individuos, no son capaces de sentir remordimientos, culpa o dolor por manipular a otras personas.


2. Están locos


Sin duda, este término es el más inadecuado en el caso de tratar con alguien con una personalidad psicópata.

Un psicópata no está loco, pues la locura implica pérdida de control, desconexión con la realidad y actos realizados sin pensar.

Los psicópatas son conscientes de lo que hacen. Es más, tienen un gran control sobre todo para así poder conseguir lo que desean.


3. Los psicópatas son criminales

Los psicópatas no necesariamente transgreden la ley. Ese no es su objetivo. Ellos quieren conseguir cosas, pero para ello no cometen actos delictivos, sino que utilizan a otras persona.

Si una persona con una personalidad psicópata toma tus cosas prestadas aprovechándose de tu bondad y después no te las devuelve, esto no es un delito.

Tú se lo has permitido y la persona psicópata no hace como los demás; no sabe cuándo parar porque no es consciente de que se está pasando de la raya.

Así que desechemos de nuestra mente la idea de que las personas psicópatas roban, matan y hacen grandes maldades. A ellas no les conviene ser el centro de atención.


4. Han tenido una familia disfuncional


Quizás este gran mito haya surgido porque, en realidad, no sabemos nada sobre los psicópatas. Un psicópata no se hace, sino que nace.

Los psicópatas lo son porque tienen áreas en el cerebro alteradas o que no se les activan, una condición innata y biológica.

Cuando el cerebro de una persona funciona con normalidad, pero no ha adquirido las herramientas necesarias para socializar con los demás de una forma saludable, a esto se le denomina sociopatía.

En este caso, se ha producido una crianza negligente: abusos sexuales, carencias afectivas y otro tipo de situaciones que han provocado un desarrollo deficiente.


5. Son muy fríos


Si bien es cierto que los psicópatas no sienten las emociones, esto no tiene nada que ver con lo que aparentan.

Por lo general, suelen ser personas muy simpáticas y agradables. Esas que parecen dignas de tu confianza y a las que te acercas con seguridad.

Es cierto que todo esto es fingido. Su amabilidad es un arma para atraer a sus víctimas y así poder manipularlas y utilizarlas para sus fines personales.

Un psicópata jamás se muestra frío, altivo ni intenta destacar. Todo lo contrario. Requieren mostrarse cálidos y confiables para que otros se fíen de ellos.


Es importante desmitificar la psicopatía para acercarnos de una forma más realista a ella y así entenderla mucho mejor.

Las enfermedades o trastornos mentales no implican locura, ni tampoco son una característica de las personas que cometen actos delictivos o que son “raras”.

Muchas personas con personalidad psicópata viven entre nosotros sin darnos cuenta. Son personas normales, solo que ven las cosas de una manera diferente.

Para ellos, los demás no somos personas, sino meros objetos que utilizan para conseguir sus objetivos o satisfacer sus necesidades.

La psicopatía no se puede curar, pero sí tratar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario